24.1.09

Nochecita de Sevilla...

El Sol se ha marchado y nos ha regalado una noche llena de perfumes y aromas nuevos, esencia de Sevilla que nos envuelve y rodea para disfrutar de ella más intensamente. Esta noche quiero levantarme de mi lugar habitual y pasear contigo de la mano por nuestros rincones, y disfrutar cada una de las caras plateadas que nos ofrece esta ciudad que tanto amamos. No importa el frío, no importa la luz... porque en cualquiera de sus rincones recibiremos el cariño que tanto le damos, abrazos fuertes en una madrugá intensa.

Quiero disfrutar esta noche contigo del lugar que soñamos, quiero pasear de tu mano y explorar los resquicios de la vida, quiero robarle minutos a la luna para disfrutar a tu lado de la visión que anhelamos todos los días del año. Respirar el aroma de azahar contigo será un privilegio que las estrellas nos otorgarán esta noche, porque, hoy, quiero pasear por Sevilla contigo...






5 comentarios:

el aguaó dijo...

¿Hay algo más bellos que compartir con la persona que amas el cariño por tu ciudad?

Bellísima entrada que, aderezada con tus increíbles imágenes, hace que la piel rebose de sentimientos encontrados para con aquellos que están atrapados por el Amor.

Un beso.

trompeta-sangre dijo...

Después de leer esto llévame contigo Elena, donde tú sabes hacer al alma vibrar como la cuerda de la guitarra mejor afinada.

E. Morillo dijo...

Gracias a ambos, por vuestra percepción, vuestra sensibilidad y vuestras palabras.

Un abrazo
Elena

Anónimo dijo...

Elena:

Me ha parecido verte esta tarde, hace un rato por la calle Amparo. Si no eras tú, era tu doble. No te he saludado por si acaso no eras. Si eras tu, lo siento. (Viernes 30 enero sobre las 20:45)

David Barcáiztegui

E. Morillo dijo...

David, desgraciadamente y muy a mi pesar, no estoy en Sevilla en estos días, aunque no descarto que en breve pueda disfrutar de la ciudad de la que tenemos un amor en común.

Lo de las dobles no me hace mucha gracia, ya sabes que soy auténtica...jeje.

Espero verte pronto. Entonces seré yo la que iré a saludarte, no lo dudes.

Un abrazo
Elena