26.10.09

La Merced de Jerez

A Manolo y Susana, por su hospitalidad y cariño...

Amaneció con un Sol brillante el día de la Patrona de la ciudad. La intensidad de la luz era tan grande, que podía traspasar si se lo proponía hasta los muros más fuertes. El calor, a pesar de ser ya finales de septiembre y de estar al terminar el estío, había hecho acto de presencia en toda su intensidad. Y el ambiente, el ambiente tenía un olor a nardos recién cortados...


Mis pasos sonaban por los adoquines de la estrecha calle para ir a encontrarme Contigo, Señora, Y sentía el ansia de mi adentro por descubrirte en el día de tu fiesta. ¡Llena eres de gracia, María de la Merced! Me unía a tu encuentro buscando un poco de misericordia, para pedirte por aquellos que aprecio y que se encuentran cerca de tus plantas. Gente cansada de luchar, pero que no ceja en el empeño de continuar cada día, de buscar un porvenir, y de ser lo más felices que este mundo nos permite a todos.

La Función fue preciosa, grandes reflexiones del Padre Felipe acerca de la figura de María como vínculo entre el hombre y Dios, Portadora de gracias y de alivios, y rompedora de cadenas que nos atan con su Misericordia.


Era el día de la Merced, y posiblemente, tardaría en volver, así que no podía marcharme sin despedirme de La que escucha las cuitas y las alegrías de mis amigos, Nuestra Señora de la Misericordia, Reina del Transporte de tantas y tantas Esperanzas... Y del Consuelo de su Hijo, maniatado y maltratado para liberación de todos...

La luz se mantenía en lo alto, fuerte, firme, potente, como Tu Rostro moreno... ¡¡Cuida siempre de Jerez, Virgen de la Merced!!

24.10.09

Dolor y Misericordia

A J. González...

Señora, he admirado tu rostro numerosas veces, me has ido enamorando poquito a poco con la pequeña porción que muestras de tu pelo tallado, con tu mirada elevada al cielo pidiendo Misericordia para aliviar tus Dolores, con tu San Juan llenándote de ternura y cariño mientras la espada se clava en tu pecho como Simeón te dijo en la infancia de tu Pequeño. Tu Hijo ha sido ya Despojado de su túnica y Tú sólo sabes tener Amor para su sufrimiento. Amor que contagias en los rostros de aquellos que te imploran cada jornada una ayuda para continuar, de aquellos que te tienen como ejemplo para afrontar el día a día de la cruda realidad.

De todos ellos, te destaco, amigo, porque no he visto más dedicación a una Madre como se la tienes a Ella. En cada culto, en cada Besamanos, en su salida cada Domíngo de Ramos, cada vez que La nombras, cada vez que La nombro, cuando ves una foto suya, cuando algo te recuerda a Ella, cuando... A ti, que le das tu corazón a diario te dejo este recuerdo de la pasada Semana Santa, para que lo disfrutes y recuerdes el amor y la ternura que le tienes y que me has contagiado. Y que Ella guarde nuestra amistad toda la vida.

Un abrazo fuerte, J.


18.10.09

3.10.09

Rosario


Dos años ya... dos vidas completas... dos renuncios al aire por ver tu bendito Rostro. Te dejo música para consolar tu llanto mientras me pierdo en la frescura de tus Ojos, Pozo Santo, Agua de Vida y Mar de Esperanza.

María del Rosario, llena de Gracia eres en tu casa de San Pablo...

Al Humilladero, por ser mis ojos el día de tu Bendición...

2.10.09

Señor que todo lo puedes...

Que no sea lo que queremos, sino lo que Tú quieres, como aquel día en que te lo rogué con vehemencia aún sin haberte visto...